Diputados despachan al Senado Reforma al Código de Aguas

Diputados votan Reforma Código Aguas
  • Entre otras materias, reconoce “Aguas del Minero” y las somete a regulación.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que modifica el Código de Aguas, incluyendo cambios en los criterios de asignar los derechos hídricos a particulares pero cuidando de preservar los permisos otorgados hasta la fecha de promulgación de esta norma. La moción, que previamente fue analizada en las comisiones de Recursos Hídricos, Agricultura y Hacienda, pasa ahora a su segundo trámite constitucional, esta vez en el Senado.

Las líneas centrales de la reforma son reforzar el carácter de bien nacional de uso público del agua; permitir al Estado resguardar un caudal suficiente y limitar derechos de aprovechamiento; y establecer, sin perjuicio de los actuales derechos, un nuevo tipo de permiso, denominado “concesión”, de carácter intransferible e intransmisible.

Los permisos de aprovechamiento tendrán un límite de 30 años, aunque dependerá de la disponibilidad de la fuente de abastecimiento y/o de sustentabilidad del acuífero, por lo que la autoridad puede definir un plazo menor.

_____________________________
Documento asociado:
Proyecto de Ley Reforma Código de Aguas
Fuente: Cámara de Diputados
22 de noviembre (PDF 174 kb)
Tramitación del Proyecto en la Cámara
Fuente: Cámara de Diputados
_____________________________

En el caso de las “aguas del minero” o “aguas halladas”, el proyecto despachado establece que  “podrán ser utilizadas por éstos (mineros) en la medida que sean necesarias para dichas faenas y sean informadas para su registro, dentro de noventa días corridos desde su hallazgo, a la Dirección General de Aguas”.

Aguas

Cuando el concesionario minero requiera aprovechar las aguas halladas, éste “deberá solicitar una autorización para su uso a la Dirección General de Aguas”, la que resolverá de acuerdo a criterios de sustentabilidad del acuífero o eventual perjuicio a los derechos de terceros.

Comunidades y glaciares

La propuesta también expresa que no se podrán constituir derechos de aprovechamiento en glaciares y que, en el caso de los territorios indígenas, el Estado velará por la integridad entre tierra y agua, y protegerá las aguas existentes para beneficio de las comunidades indígenas.

La reforma pone el uso para consumo humano, el uso doméstico de subsistencia y el saneamiento como la principal función para el agua. A estos criterios deberá atenerse la Dirección General de Aguas (DGA).

Para asegurar las funciones de subsistencia y preservación ecosistémica, el Estado podrá constituir reservas de aguas disponibles, superficiales o subterráneas. Asimismo, deberá resguardar un caudal suficiente en las fuentes naturales, para velar por las funciones escénicas, paisajísticas, ambientales, sociales y de ordenamiento territorial de las aguas.

En concordancia con esto, se faculta a la DGA para limitar los derechos de aprovechamiento y constituir reservas de agua, sobre las cuales se podrán otorgar concesiones de uso temporal. No serán objeto de gravámenes, ni utilizarse para fines distintos a los de su otorgamiento.

Cámara de Diputados contribuyó a esta nota.

 

Agregar un comentario

Top