Andes Iron apelará a Consejo de Ministros por rechazo a Dominga

Dominga
  • Iván Garrido, presidente ejecutivo de Andes Iron, empresa dueña de la inversión, afirmó que apelará al Comité de Ministros.
  • Mientras, el intendente de la IV Región, Claudio Ibáñez, calificó la votación como “histórica”.

“Esta es una zona con niveles de abandono altos. (Dominga) tiene US$ 2.500 millones, con características especiales, pues da una alta cantidad de empleo”. Así describía el presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock, las bondades del proyecto minero-portuario que Andes Iron pretende desarrollar en la IV Región, en la antesala de la votación de la Comisión Regional de Evaluación Ambiental de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA).

El líder empresarial se encontraba en La Serena, en una actividad paralela, a solo media cuadra del edificio de la Intendencia de Coquimbo, donde pasadas las 10:00 horas, 12 autoridades locales ingresaron al Salón Prat, encabezados por el intendente Claudio Ibáñez. Dicha instancia debía resolver un proceso iniciado en septiembre de 2013, cuando Andes Iron ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) la tramitación del proyecto de hierro.

Grupo que apoya Dominga.

Mientras, en la Plaza de Armas se reunían personas a favor y otras en contra de la minera. Carabineros acordonó el perímetro con vallas, cerró calles y separó a una distancia de 15 metros a ambos grupos. Mientras los adherentes al proyecto veían en su aprobación la posibilidad de contar con más oportunidades laborales, aumentar la escolaridad y el desarrollo (como tener alcantarillado), los detractores -pescadores, vecinos de La Higuera y ambientalistas- criticaban la contaminación que traería consigo la millonaria iniciativa.

Voto político

La tensión fue escalando, y luego de cuatro horas, y con un empate de seis votos a favor y seis en contra, el proyecto fue rechazado luego que el intendente Ibáñez dirimiera la paridad y rechazara la calificación ambiental.

Fue un duro y sorpresivo revés, considerando que el mismo Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la IV Región había entregado hace pocos días una recomendación favorable en su Informe Consolidado de Evaluación. Incluso, los seremis de Transportes y Energía se habían manifestado conformes en un principio, pero al votar terminaron cambiando su postura.

Ibáñez calificó la votación como “histórica” y llamó a la ciudadanía a confiar en la institucionalidad. “El desarrollo no puede ser a cualquier costo y no estamos contra la minería. Hemos aprobado todos los proyectos mineros presentados, pero ninguno de esos generaba tanto impacto como este”, puntualizó.

Fantasma de Piñera

El presidente ejecutivo de Andes Iron, Iván Garrido, manifestó su sorpresa por el resultado. Admitió que nunca se habían puesto en un escenario desfavorable, al punto de que esperaban una “aprobación contundente”: “Respetamos la institucionalidad ambiental y las votaciones las vamos a tener que analizar y mirar en detalle. Llama profundamente la atención esta discrepancia entre el SEA y los seremis. No obstante, respetamos y, obviamente, vamos a apelar”.

En los próximos 30 días, adelantó, acudirán al Comité de Ministros para revertir la decisión.
Respecto del nexo de la familia del ex Presidente Sebastián Piñera en el proyecto, esgrimió que “fueron un accionista pasivo en un momento histórico de Dominga. Creo que no es el tema, espero que no sea el tema”.

Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), lamentó el rechazo y consideró que este tipo de decisiones “nos han hecho perder atractivo como país minero”. Hasta el momento, Andes Iron ha invertido US$ 26 millones en el proyecto Dominga.

Las opciones de Andes Iron para “resucitar” el proyecto de hierro

Los expertos en temas ambientales comentan que la votación de la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de Coquimbo atenta contra la institucionalidad ambiental, ya que varios de los seremis que lo rechazaron habían visado la recomendación de aprobar Dominga. De todas formas, Andes Iron, titular de la iniciativa, tiene alternativas legales para reflotarla.

El abogado de Jara Del Favero y ex subsecretario del Medio Ambiente, Rodrigo Benítez, comenta que el primer paso es un recurso de reclamación ante el Comité de Ministros, que preside el ministro del Medio Ambiente. Luego de eso existe una instancia ante el Tribunal Ambiental. De sufrir nuevos reveses, solo podrían recurrir de casación a la Corte Suprema.

El ex director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) Ricardo Irarrázabal comenta que en un Comité de Ministros, que se realiza en Santiago, más alejado de las presiones sociales, es probable que pueda recibir el visto bueno la iniciativa.

Las “amenazas” del senador Girardi

Pese a no votar, uno de los protagonistas del “no” a Dominga fue el senador PPD Guido Girardi. En los últimos días, el parlamentario por Santiago Poniente hizo una pública campaña en contra del proyecto.

De hecho, el miércoles publicó en su Twitter las fotos de cada integrante de la Comisión de Evaluación Ambiental y posteó: “Mañana a 9 am. veremos cómo votan. Ellos se convertirán en “criminales ambientales” si se aprueba resolución ambiental de #ProyectoDominga”.

En su página web usó un tono más fuerte. Afirmó que “sería totalmente irregular si es aprobado y me costaría mucho ser parte de un Gobierno que permite que sus seremis violenten tratados internacionales”. Agregó que “habría que investigar las poderosas razones para que, a sabiendas, estos funcionarios estén dispuestos a violar la ley, pero me parece que no pueden seguir siendo parte de un gobierno que pretende generar desarrollo sustentable”.

Ayer, luego de rechazarse la iniciativa, el senador mostró su satisfacción, pero hizo un llamado público pidiendo la destitución de dos funcionarios que votaron a favor de la iniciativa: el seremi de Medio Ambiente y director del SEA. “Deben dejar sus cargos (…), son una vergüenza para el país y la institucionalidad nacional, y desde mi punto de vista si el ministro del Medio Ambiente tiene interés en preservar su institución, debiera pedirles las renuncias”.

Consultado sobre qué pasaría si el Comité de Ministros revierte la decisión, el senador se atuvo a su lógica de la jornada previa, y afirmó: “Sería una vergüenza que ratificaran el fraude ambiental y yo no tendría nada más que hacer en un gobierno como ese, lo quiero decir desde ya”.

Diputado DC acusa presiones de Interior

El Ministerio del Interior -que encabeza el ministro DC Mario Fernández- presionó políticamente para que el proyecto fuera rechazado, denunció ayer el diputado Matías Walker, también del mismo partido.

“Hubo muchos llamados para que algunos seremis cambiaran su postura (…) La información que nosotros tenemos es que el intendente (PPD Claudio Ibáñez) habló con algunos seremis que tenían informes favorables de sus carteras para que, finalmente, se abstuvieran o votaran en contra, para que el Consejo de Ministros fuera el órgano que finalmente resolviera el proyecto”, señaló el parlamentario en entrevista con radio Cooperativa.

Walker calificó el hecho de complicado, porque “si hay una cosa que nosotros criticamos de la forma en que el ex Presidente Piñera resolvió el proyecto Barrancones, fue un ‘telefonazo’; es que eso se alejaba de la institucionalidad ambiental”, remarcó el diputado que representa a las comunas de Coquimbo, Ovalle y Río Hurtado.

Agregó que hoy viernes viajará a la región para recabar más antecedentes respecto a su denuncia de “presiones” y aseguró que la postura del Gobierno, evidentemente, se vio influenciada por la vinculación del proyecto con el eventual candidato presidencial de la oposición, a través de su family office , según se conoció el pasado 27 de febrero.

“La sensación que hay hoy día en la Región de Coquimbo -que es una de las regiones con mayor desempleo del país- es que esto se vio muy contaminado políticamente por esta aparición de que el Presidente Piñera, a través de un fondo de inversión en 2010, fue, durante algunos meses, accionista de este proyecto”, dijo Walker a Cooperativa.

Texto basado en crónica publicada en El Mercurio.

Agregar un comentario

Top